Como viene siendo Espcial invierno DGThabitual todos los meses, la DGT publica su revista denominada “Tráfico y Seguridad Vial” y, en su edición número 233, correspondiente a diciembre de 2015, ha publicado una sección especial dedicada a las condiciones meteorológicas que presentan los meses de invierno y sus consecuencias. Divide la sección en diversas áreas, que son las siguientes:

  • En la lluvia no resbale“: la DGT manifiesta que bajo condiciones de lluvia los neumáticos van a perder adherencia. Alerta del peligro de las primeras gotas en contacto con el polvo y del agua acumulada en la calzada, asimismo, expresa que la visibilidad será peor y habrá más posibilidad de atascos. También, aconseja reducir la velocidad, conducir con suavidad, desempañar los cristales y tener unas condiciones óptimas en el alumbrado de nuestro vehículo.

Expone, asimismo, cómo actuar en caso de encontrarnos con una carretera inundada, con hojas deslizantes o cómo salir de un patinazo. Pone especial atención en el “acuaplanim“, momento en el que el neumático deja de estar en contacto con el asfalto por la presión del agua sobre el mismo, haciendo que el vehículo se deslice. Un neumático sin dibujo es afectado por la presión del agua a 70 km por hora en 2 bar, siendo producido el acuaplanim (menos de 2 bar) cuando el inflado del neumático es menor o se circula a mayor velocidad.

El pasado invierno se produjo 5.000 siniestros con víctimas en condiciones de lluvia, con 56 fallecidos.

  • En invierno no patine“: la nieve va a reducir la visibilidad y el riesgo de conducción comenzará con los primeros copos de nieve, momento en que el asfalto se vuelve muy resbaladizo. A medida que aumente la nieve más se dificultará la conducción.  La DGT recomienda encender las luces de cruce, reducir la velocidad, no acelerar al iniciar la marcha, conducir suave, aumentar la distancia de seguridad, seguir la senda hecha por otros vehículos y usar la marcha más larga posible para subir pendientes. La DGT expone varias opciones para circular sobre nieve: cadenas metálicas, semiautomáticas, fundas textiles y neumáticos de invierno, siendo ésta última la mejor opción.
  • Por último destaca como el “gran peligro oculto” a la pérdida de adherencia con hielo, mucho más peligrosa que con nieve y siendo, el hielo, muy difícil de detectar. Aconseja estar alerta a la temperatura e intentar anticiparse al hielo, reduciendo muy suavemente la velocidad en caso de encontrarse en tal situación.
  • Mapa de los puntos críticos por climatología y obras: carreteras más conflictivas en España. Gran parte en el norte de España.
  • Ráfagas fatales“: 350 accidentes con víctimas en condiciones de fuerte viento. El más peligroso es el fuerte, a ráfagas, de costado y por sorpresa, pudiendo desestabilizar e incluso sacar al coche de la carretera. Si sopla por la izquierda se debe tener cuidado con otros vehículos al cruzarnos con ellos y el efecto vacío que produce y, si viene por la derecha, cuidado al adelantar un vehículo voluminoso con el llamado efecto pantalla. Se aconseja ir más despacio, aumentar la separación frontal y lateral y circular con marchas más cortas para tener potencia suficiente para vencer la resistencia al viento.
  • Conducir a ciegas“: con niebla la visibilidad se puede reducir hasta tan sólo ver a unos metros y se puede perder adherencia debido a la humedad del asfalto. Debemos tener encendido el alumbrado necesario, ir más despacio, evitar los frenazos, en caso necesario poner las luces de emergencia, ir por el carril derecho guiándonos por la línea del arcén, prestar atención a los usuarios menos visibles como motos, ciclistas o peatones y en caso de imposibilidad, no circular.
  • Siniestralidad climatológica“: 7.000 accidentes con víctimas en condiciones de mal tiempo, 128 fallecido y 729 personas heridas con gravedad
  • Invierno tecnológico“: los dispositivos electrónicos hacen la conducción más segura: ABS (antibloqueo de ruedas), ESP (control de estabilidad), ASR (control de tracción) y ACC (control de crucero), entre otros.

Finaliza esta sección con seis consejos para conducir con mal tiempo: 1º Más distancia de seguridad; 2º Circular más despacio; 3º Equipamiento obligatorio; 4º Neumáticos en buen estado más que nunca (Imprescindible, verificar flancos y llantas, profundidad mínima legal de 1,6mm, siendo 3 la recomendada); 5º En carretera, seguir las roderas; 6º Marchas largas para no patinar.