Finalizado el año, la DGT, como una tradición más en estas fechas, publica su primera nota de prensa con los datos de siniestralidad del año vencido. En esta ocasión, las vidas perdidas son 1.160 y los heridos que necesitaron hospitalización fueron 5.067. Las cifras reflejan aumentos del 1,4% en accidentes mortales,  del 2,6% en el nº de fallecidos y del 4,3% en heridos hospitalizados. Estas cifras, nada optimistas, incrementarán cuando se publiquen las cifras definitivas y consolidadas, que contendrán las víctimas de accidentes ocurridos en vías urbanas, pues en la nota de prensa del día 3 de enero, solo se presentan los datos de vías interurbanas.

El alcohol o drogas son factores importantes en la siniestralidad, además, 161 fallecidos no usaban el cinturón o casco de seguridad. Asimismo, la tendencia en la edad del parque circulante continúa aumentando, lo que conlleva al incremento de la antigüedad media de los vehículos implicados en accidentes mortales. La DGT manifiesta que la edad media de los turismos con fallecidos ascendía a los 13,6 años, en furgonetas a 11,1 y en motos a 9,5 años.

La probabilidad de fallecer en un vehículo de más de 10 años se dobla. No obstante, hacemos con los vehículos viejos como con los móviles, por ejemplo. A medida que envejecen, menos queremos cuidarles e invertir en ellos. Preguntas o afirmaciones como estas escuchamos: Si mi coche tiene 15 años,  ¿cómo voy a cambiarle cuatro neumáticos?, ¿poner neumáticos nuevos por 400 euros? Me cuestan más cambiar los neumáticos que el coche en sí. Si puedo poner unos usados por la mitad. Si para trayectos cortos con los que llevo me valen.

La DGT crea campañas y realiza seguimientos de los neumáticos, las organizaciones intentamos concienciar a los usuarios de la realización de un buen mantenimiento y vigilancia de los neumáticos como punto clave en la seguridad pasiva y activa en la carretera. Parece que entre todos vamos consiguiendo concienciar a la gente. Esto se reafirma cuando sales a la calle a preguntar.  No obstante, las cifras están ahí, y gran parte de los siniestros no tenían un correcto mantenimiento de los neumáticos. Además, la mentalidad del usuario se contradice en el momento que piensa que cuanto más viejo es un vehículo menos ha de invertir en éste, disminuyendo su seguridad y la de su alrededor. Encima, con neumáticos en mal estado, el consumo de nuestro vehículo incrementa, por lo que, ni en precio se gana…En nuestra mano está concienciar más y mejor.